CLAVÍCULA – “LA ZONA MAGNÉTICA”